ITINERARIO ANCUYA

Ancuya es la población tutelar de la cuenca del río Guáitara, del que recibe a su vez, el húmedo aporte para sus cultivos y la magnificencia de su paisaje. A tan solo 4 Kms. de su cabecera munici­pal se encuentran dos puentes de importante Ingeniería que permiten comparar dos épocas y dos conceptos. Uno es El Colgante, y otro el Puente Nuevo. Allí también se ubica una peque­ña gruta construida para significar la fecha de coronación Canónica Pontificia de Nuestra Señora de la Visitación de Ancuya.

Tiene obras de interés arquitectónico, cultural y religioso como la hermosa capilla en honor a San Antonio y el templo de San Pedro Apóstol, de estilo románico europeo. Su población está conformada por gente trabaja­dora y amable, que tiene singular habilidad para transformar la paja toquilla, la madera y la guadua en bellísimos artículos decorativos y de uso personal. Aunque esta región amerita dedicarle buen tiempo para conocerla, a continuación sugerimos un corto pero agradable recorrido.

Itinerario para dos días y una noche:

Primer día: Visita a Yananchá para apreciar de cerca la belle­za natural de la Cascada de Tusnian; atractivo ambiental que guarda en fábulas, tradicionales enseñanzas sobre espíritus viajeros protectores de la naturaleza.

Desplazamiento a una pintoresca finca cafetera para conocer el trabajo agrícola en el cultivo y beneficiadero de este producto emblemático.

Pasado el medio día, se hace un alto en este agra­dable recorrido para disfrutar un delicioso almuerzo con la especial fritada que se prepara en Ancuya.

La aventura continúa por el sector rural; se visita El Ingenio, territorio donde se encuentran vesti­gios arqueológicos, legado de los antepasados, hoy observado como arte rupestre. Se halla plas­mado en la Piedra de la Fertilidad, un petroglifo en el que aparecen símbolos que encierran miste­rio y emoción.

Visita a los trapiches para conocer y disfrutar los aromas y procesos del jugo de la caña dulce, y saborear el guarapo con naranja. Cena y muestra cultural al calor de una fogata en una de las posadas.

Segundo día: Desayuno campesino y posterior salida a Pueblo Viejo para escalar el Cerro La Aguada, desde donde se observa una hermosa panorámica de esta región. Sitio especial para una interesante sesión de fotografía y para la aventura de volar y volar... , en parapente!

Pletórico de sensaciones podrá disfrutar de un refrigerio en casa campesina.

Ya de regreso en el casco urbano, el destino es un delicioso y medicinal baño en las aguas termales, que ayuda al apetito para almorzar con muchas ganas.

En la tarde se emprende una caminata hacia la "Piedra encantada" para enterarse de sus secre­tos; después de pasar la puerta entrará a otra dimensión. Atrévase! Buen retorno, le esperamos para que siga disfru­tando!